<![CDATA[HABLEMOS DE PSICOONCOLOGÍA - Aspectos Emocionales]]>Sun, 18 Feb 2018 13:37:28 -0800Weebly<![CDATA[Reacciones emocionales ante la enfermedad.]]>Sun, 30 Apr 2017 11:50:59 GMThttp://hablemosdepsicooncologia.com/aspectos-emocionales/reacciones-emocionales-ante-la-enfermedad
]]>
<![CDATA[Aprendiendo a canalizar sus emociones: Culpa]]>Fri, 21 Apr 2017 17:52:02 GMThttp://hablemosdepsicooncologia.com/aspectos-emocionales/aprendiendo-a-canalizar-sus-emociones-culpa
]]>
<![CDATA[Aprendiendo a canalizar tus emociones: Ira]]>Thu, 20 Apr 2017 15:54:51 GMThttp://hablemosdepsicooncologia.com/aspectos-emocionales/aprendiendo-a-canalizar-tus-emociones-ira
]]>
<![CDATA[Aprendiendo a canalizar tus emociones: Tristeza]]>Tue, 18 Apr 2017 18:55:19 GMThttp://hablemosdepsicooncologia.com/aspectos-emocionales/aprendiendo-a-canalizar-tus-emociones-tristeza
]]>
<![CDATA[Efectos de la Ansiedad]]>Mon, 11 Apr 2016 18:33:21 GMThttp://hablemosdepsicooncologia.com/aspectos-emocionales/efectos-de-la-ansiedad
]]>
<![CDATA[¿Funcionan la Meditación y/o la relajación? ¿Qué cambios se producen en el organismo?]]>Fri, 22 Jan 2016 16:08:15 GMThttp://hablemosdepsicooncologia.com/aspectos-emocionales/funcionan-la-meditacion-yo-la-relajacion-que-cambios-se-producen-en-el-organismoLa introducción de estados alterados de conciencia por procedimientos psicológicos de concentración o meditación se acompaña de cambios fisiológicos  generales, con pequeñas diferencias entre los diferentes métodos.

La meditación y la relajación, producen modificaciones fisiológicas que dejan constancia de una participación absoluta de mecanismos corporales ante el uso de ejercicios de concentración pasiva.

La meditación específicamente parece producir un estado de relajación, con las manifestaciones fisiológicas de dicho estado junto a un estado de estimulación psíquica.

​A continuación analizaremos los diferentes cambios que se producen en el organismo con la realización de etas practicas:
​​
Entendemos entonces que los fenómenos más habituales durante el estado de relajación son:
​- Disminución del tono muscular.
​- Respiración más lenta, profunda y rítmica.
- Enlentecimiento y mayor regularidad del ritmo cardiaco.
​_ Aumento de la resistencia epitelial galvánica
​- Disminución del número de respuestas espontáneas no especificas.

​Nota: La información expuesta en ningún momento pretende servir de diagnostico y/o tratamiento, por favor ante cualquier síntoma o duda acuda al especialista.

Tomado de:
​- García-Trujillo, M; Gonzales de Rivera, J. 1992. Cambios fisiológicos durante los ejercicios de meditación y relajación profunda. Psiquis. (6-7) pp. 219-286.
]]>
<![CDATA[Hablemos de:  Imagen corporal y cancer de mama ]]>Mon, 18 Jan 2016 13:39:25 GMThttp://hablemosdepsicooncologia.com/aspectos-emocionales/hablemos-de-imagen-corporal-y-cancer-de-mamaPicture
El cáncer de mama continúa siendo una de las principales causas de muerte en mujeres alrededor del mundo. No es de sorprender con estadísticas crecientes a nivel mundial que uno de los aspectos que ha suscitado mayor interés se relacione con la adaptación a los cambios en la imagen corporal que los tratamientos de esta enfermedad conlleva.  

El cáncer de mama influye, al igual que sus tratamientos, de manera significativa en aspectos psicológicos de las personas que han sido diagnosticadas y tratadas por esta enfermedad, dentro de estos aspectos destacan los cambios que se producen en la imagen corporal, la autoestima y la sexualidad. (Narváez, A; Rubiños, Cortés-Funes, F; Gómez, R y Garcia A. 2008).

El padecimiento del cáncer de mama y sus tratamientos generan serias consecuencias que pueden ser temporales o permanentes en la vida de la mujer. La cirugía mamaria, sea esta conservadora o no, acompañada de reconstrucción o no, puede ser vivenciada de modo traumático, siendo considerada como una mutilación, dependiendo de la importancia dada por la mujer a la imagen corporal. Además, la funcionalidad de los miembros superiores puede estar comprometida con linfedema que surge luego de la extirpación de los ganglios linfáticos axilares. Otro aspecto a ser considerado es a menudo la sensación táctil del seno después de la reconstrucción mamaria. (Barsotti, D; Meloni, E. 2011).

El diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama por lo tanto supone una situación estresante, no solo desde el punto de vista físico, sino también y muy especialmente desde el punto de vista psicológico., ya que además de enfrentar la enfermedad y sus tratamientos (y la amenaza que puede suponer para la vida), la paciente tiene que adaptarse a pérdidas importantes en varios aspectos, como son los referidos a los cambios en su imagen corporal y a los sentimientos y actitudes que ello necesariamente conlleva. Estas alteraciones debidas al cáncer influyen de forma negativa en la imagen que uno tiene de su cuerpo, además de producir trastornos afectivos y alteraciones en la sexualidad y la autoestima. (Sebastián, J; Manos, D; Bueno, M y Mateos, N. 2007).

El pecho tiene una importancia crucial en la identidad femenina. Para muchas mujeres son los senos lo primero que las define como mujeres y la pérdida de un pecho equivale a la perdida de la feminidad.

El pecho de la mujer está relacionado fuertemente, en nuestra cultura, con el ámbito de la sexualidad y el atractivo físico; es un elemento que se valora y se aprecia por su contenido sexual, su reclamo erótico y por ser fuente de placer; por último, el pecho también esta relacionado con la maternidad y la lactancia, y para algunas mujeres sufrir la enfermedad supone renunciar a sus deseos de tener hijos.


¿Qué es la imagen corporal y qué puede afectarla?

Picture
Es un constructo que implica lo que uno piensa, siente y como se percibe y actúa en relación con su propio cuerpo. La imagen corporal se percibe además como parte del auto-concepto, que puede entenderse como el conjunto de percepciones o referencias que la persona tiene de sí misma, e incluye juicios acerca de comportamientos, habilidades o apariencia externa.

La autoestima es otro aspecto del auto-concepto y se refiere a una actitud/sentimiento positivo o negativo hacia uno mismo, basada en la evaluación de sus propias características e incluye sentimientos de satisfacción consigo mismo. (Sebastián, J; et al. 2007).

En lo que se refiere al punto de vista psicológico, la imagen corporal es la evaluación tanto cognitiva como emocional que la mujer tiene de su propio cuerpo en un momento determinado. Por su parte, la autoestima hace referencia a las evaluaciones, positivas o negativas que la persona tiene de sí misma.


Picture
El tipo de cirugía utilizada en el tratamiento del cáncer de mama ha sido un factor importante en la imagen corporal de las mujeres afectadas.

Hasta hace poco tiempo el tratamiento más frecuente era la mastectomía (extirpación total de la mama) en la actualidad se ha impuesto en muchos casos la cirugía conservadora, también llamada tumorectomia. La opción de la tumorectomia ha mejorado mucho los resultados clínicos en cuanto a imagen corporal y a sexualidad se refiere. (Finney, 1992). Aunque no tanto en cuanto al ajuste psicológico o morbilidad.

La imagen corporal se ve claramente afectada, tanto por la asimetría provocada por la cirugía, como por los efectos secundarios de los tratamientos adyuvantes, tales como alopecia, aumento/disminución del peso corporal o quemaduras en la zona irradiada. Los cambios en la apariencia física pueden deteriorar la relación de pareja y las relaciones sexuales, siendo frecuente la disminución de las mismas o la aparición del algún tipo de trastorno sexual. (Narváez, A; Rubiños, C; Cortes-Funes, F; Gómez, R; Garcia, A. 2008).

Sebastián, J; et al. (2007) comentan que numerosos trabajos sugieren que las mujeres que experimentan mayor insatisfacción con su imagen corporal después del tratamiento del cáncer de mama son aquellas que creen que sus senos son importantes para su feminidad y atractivo, que valoran su apariencia física y se consideran muy femeninas.

Para estos autores resulta importante señalar que el tratamiento sistemático con quimioterapia o radioterapia repercute también en la imagen corporal de las mujeres, además de su libido y en su fertilidad. La pérdida del pelo que experimenta la mayoría de las mujeres que recibe quimioterapia puede ser muy traumática. Además, muchas mujeres cuando reciben quimioterapia entran en la menopausia, sobre todo si estaban cerca de ella en el momento del tratamiento y aunque ya no deseen tener hijos, pueden experimentar la menopausia como una pérdida significativa de su feminidad y tener por ello más problemas con su imagen corporal.

Las mujeres con cáncer de mama pasan por reflexiones y cuestionamientos sobre su vida presente y futura, debido a la forma en que la enfermedad afecta directamente su vida y su comportamiento en relación con su propia salud. El proceso que se deriva desde el momento del diagnostico hasta la intervención quirúrgica y los tratamientos adyuvantes, generan cambios en relación con el estado emocional, el aspecto sexual y las relaciones tanto familiares como de amigos o parejas; además de que en muchos casos obliga a la confrontación de prejuicios y estigmas relacionados con la vida sexual, la autoimagen y la autoestima; el miedo a la recurrencia de la enfermedad y los posibles casos de ansiedad y depresión.  (Barsotti, D; Meloni, E. 2011).

 Es por todo lo anteriormente descrito que la intervención psicológica en la imagen corporal en este tipo de enfermedad neoplásica ha adquirido mucha importancia y representa un reflejo de la necesidad que tienen las pacientes de recibir una atención sanitaria que recoja el impacto emocional que provoca su diagnóstico y las dificultades de adaptación que surgen como resultado de los tratamientos tales como cirugía, quimioterapia, radioterapia u hormonoterapia.

Esta atención psicológica puede ser individual, de pareja, familiar y grupal. Dentro de este tipo de tratamiento, el grupal cuenta con numerosas investigaciones que avalan su eficacia, puesto que es una herramienta terapéutica muy poderosa y rentable que fomenta las interacciones interpersonales, las cuales son de gran importancia en el desarrollo psicológico. (Narváez, A. et al. 2008).

Nota: La información expuesta en ningún momento pretende servir de diagnóstico y/o tratamiento, por favor ante cualquier síntoma o duda acuda el especialista.

Tomado de:

·         Narváez, A; Rubiños, C; Cortés-Funes, F; Gómez, R y Garcia; A. (2008). Valoración de la eficacia de una terapia grupal cognitivo-conductual en la imagen corporal, autoestima, sexualidad y malestar emocional (ansiedad y depresión) en pacientes de cáncer de mama. Psicooncología. Vol 5, Num 1. Pp. 93-102.

·         Barsitti, D; Meloni, E. 2011. Imagem corporal de mulheres com cáncer de mama: uma revisão sistemática da literatura. Ciéncia & Saúde Colectiva, 16(5): 2511-2522.

·         Sebastían, J; Manos, D; Bueno, M y Mateos, N. 2007. Imagen corporal y autoestima en mujeres con cáncer de mama participantes en un programa de intervención psicosocial. Ciencia y salud. Vol 18. pp 137-161.

·         Finney, K. 1992. Commentary on effects of mastectomy versus lumpectomy on emotional adjustment to breast cancer: A prospective study of the first year post-surgery. ONS Nursing Scan in Oncology 1, 14-15.


]]>
<![CDATA[Aspectos Emocionales]]>Thu, 19 Feb 2015 11:31:38 GMThttp://hablemosdepsicooncologia.com/aspectos-emocionales/-aspectos-emocionalesPicture
“La experiencia del cáncer es única para cada paciente o familiar, al igual que es única la forma de vivirla y sentirla”

 

Muchas son las emociones, sentimientos o reacciones que puede manifestar una persona después de superar un cáncer. Todas ellas son normales en el superviviente, pero también  en sus familiares o allegados, que viven el proceso oncológico con gran intensidad, y en muchos casos, ven modificado diferentes aspectos de su vida.

Las repercusiones emocionales del cáncer no se producen únicamente durante el diagnóstico o los tratamientos, sino que pueden prolongarse tiempo después. En este sentido, es importante encontrar recursos que faciliten la adaptación emocional tras la enfermedad y, con ello una adecuada calidad de vida.

 

No todas las personas viven el cáncer de la misma manera, en circunstancias similares o con sensaciones parecidas.

 

La experiencia del cáncer es única para cada paciente, familiar o allegado, al igual que es única la forma de vivirla o sentirla. Sin embargo, como paciente oncológico o como allegado se podrán experimentar ciertas reacciones, sensaciones y emociones comunes cuando se  retome la vida, una vez superada las diferentes etapas de la enfermedad.  Es importante destacar que estas manifestaciones no constituyen en sí mismas signos de ningún trastorno psicológico y que, aunque son normales y frecuentes entre las personas que han superado una enfermedad, no todos los afectados las experimentan ni aparecen con la misma intensidad.

 

Un punto de inflexión:

 

La adaptación de los pacientes y sus allegados tras el cáncer puede depender de diversos factores, como las dificultades emocionales previas a  la enfermedad, ciertos aspectos médicos, la edad, la situación económica o el apoyo social que reciban. El impacto que supone la experiencia del cáncer no siempre es negativo. De hecho muchas personas hablan de cierto crecimiento personal una vez lo han superado.

Los pensamientos y la interpretación que se hace de las circunstancias que nos rodean (componente cognitivo), tienen un claro efecto en las emociones: podrás sentir ira, ansiedad, tristeza… A su vez, estas emociones influyen en la conducta y hacen que te muestres irritable, que te aísles o te bloquees (componente motor). También afecta a el estado físico, aumentando la sensación de dolor o el malestar (componente fisiológico). Por ello es aconsejable  tener en cuenta esta influencia mutua de los tres componentes de las emociones cognitivo-fisiológico-motor, para abordarlos de manera conjunta.

 

La ayuda de un psicooncólogo:

 

La rehabilitación psicológica tras superar el cáncer es tan importante como la física, ya que es precisamente el equilibrio emocional el que  permitirá adaptarse mejor a la nueva vida y disfrutar de las metas alcanzadas y los objetivos logrados. En el caso de que el malestar perdure o su intensidad sea elevada, se  puede recurrir al apoyo y asesoramiento de un profesional de la psicooncología, en ocasiones de modo puntual y, en otros casos, en forma de sesiones programadas tanto de forma individual como grupal.

Las preocupaciones intensas sobre la enfermedad, el temor a la recaída, la sensación de vulnerabilidad, la incertidumbre respecto al futuro , la sensación de falta de control, las dificultades de reintegración social, la ansiedad o la depresión son algunas complicaciones psicológicas frecuentes en personas que han superado un proceso oncológico. Un profesional de la psicooncología aborda estas emociones desde un enfoque práctico y cercano, con el fin de ayudar al superviviente, a sus familiares o allegados, a manejarlas adecuadamente.

Sobrevivir un proceso oncológico implica un esfuerzo tanto del propio paciente como de sus allegados, que han de convivir con los cambios personales que tienen lugar tras la enfermedad y que pueden ser más o menos permanentes o relevantes. A menudo estos cambios se hacen más notables con la vuelta a la cotidianidad, ya que este es el momento en el que comienzan a ser patentes las dificultades y diferencias entre el antes y el después del cáncer. Las estrategias de los profesionales de la psicooncología se dirigen a mejorar la calidad de vida, favorecer la autonomía y aumentar la sensación de control del superviviente sobre su propia vida. La terapia hará hincapié en los conceptos de continuidad vital y reanudación de proyectos. No olvides que puedes salir reforzado de este proceso de adaptación.

 

Algunos objetivos de la terapia psicooncológica:

 

  1. Aprender a identificar los temores, así como los aspectos que causan preocupación y ofrecer estrategias para la regulación emocional.

  2. Facilitar estrategias para la solución de problemas.

  3. Favorecer la adaptación a los cambios: imagen corporal, autonomía, restructuraciones laborales o familiares..., fomentar la comunicación entre los miembros de la familia y preparar al superviviente para su reincorporación a la cotidianidad.

  4. Fomentar el crecimiento personal y facilitar la adopción de estilos de vida más saludables que ayuden a mantener la mejor condición física posible.

Es importante que tengas en cuenta que el estado de ánimo no es estático y que, a lo largo del tiempo, podrán surgir cambios más o menos difíciles de afrontar en función de las circunstancias personales.

 

Tomado de: Todo lo que empieza cuando termina el cáncer. Manual para supervivientes de cáncer y sus familiares.

Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC). S.f.


]]>